Pie de foto: Zona de evacuación BR-277, hacia Curitiba-Litoral. (Guilherme Pupo / Ecovia).
Reproducido con una traducción al inglés de Gazeta Do Povo. Historia de Elvira Fantin.

En Brasil y Paraná se está aplicando un nuevo concepto para mejorar la seguridad vial y reducir accidentes y muertes: “carreteras perdonables”. La propuesta es minimizar el impacto del error humano con la construcción de áreas de escape, instalación de barreras de seguridad y líneas de vibración, entre otras intervenciones. En caso de que un conductor se equivoque, puede contar con los recursos que ofrece la carretera para evitar el choque o, al menos, minimizar sus consecuencias.

La práctica comenzó hace unos 40 años y ya es común en países más avanzados, pero en Brasil el concepto solo llegó en 2018, y el escenario está lejos de ser ideal, según un análisis de la Confederación Nacional de Tráfico (CNT). Un estudio realizado por la entidad muestra que, en 2020, los costos de los choques en las carreteras federales del país correspondieron a R$ 10,2 mil millones (USD $1,94 mil millones), mientras que las inversiones para evitarlos fueron de solo R$ 6,7 mil millones (USD$1.27 mil millones).

En diez años, todas las carreteras otorgadas por el PR serán de 3 estrellas o mejor

Esta imagen promete cambiar. En Paraná, acciones efectivas dentro del concepto de “carreteras perdonables” ya están en los nuevos contratos de concesión, que entrarán en vigencia a partir de 2022. “Al final del primer año de concesión, todas las carreteras deberán ser clasificadas al menos como ' 2 estrellas 'y, en diez años, tendrán que ir al menos a' 3 estrellas '”, dice Marcello Costa, secretario nacional de transporte terrestre del Ministerio de Infraestructura.

A partir de ahí, según el secretario Costa, se harán planes para aumentar los requisitos a 4 y 5 estrellas. La calificación va de 1 a 5 estrellas, según las condiciones de seguridad vial siguiendo estándares reconocidos por las Naciones Unidas (ONU). “Trajimos el concepto a Brasil y lo asumimos como una política pública”, dice el secretario.

“Se producirán errores humanos y las carreteras tienen que perdonar estos errores, estando equipadas con dispositivos de audio, señalización e infraestructura que reduzcan las posibilidades y la gravedad de los choques”, señala.

Todo el trabajo sigue el Metodología iRAP, desarrollado internacionalmente para inspeccionar carreteras de alto riesgo y reducir accidentes. En el caso de las carreteras de Paraná, las primeras necesidades ya han sido identificadas y serán identificadas en los contratos. Pero, además, las concesionarias se comprometerán, en el primer año de concesión, a realizar un diagnóstico más detallado señalando otras demandas.

“Será un avance”, dice João Arthur Mohr, gerente de Asuntos Estratégicos de la Federación de Industrias de Paraná (Fiep). “Los concesionarios se verán obligados a invertir en seguridad dentro de este concepto de 'carreteras indulgentes'. Antes no existía tal requisito ”, observa.

Además de las carreteras otorgadas, la Unión invertirá en carreteras federales que no tienen peaje y la expectativa es que los estados también hagan lo mismo. En Paraná, el mes pasado, el DER lanzó el aviso público del Programa de Seguridad Vial en Carreteras Estatales (Proseg Paraná), que prevé una inversión de 70 millones de R$ (USD$13,3 millones) en seguridad a lo largo de 10.000 kilómetros.

Según Hugo Alexander Martins Pereira, especialista en planificación y gestión del tráfico y profesor de la Universidade Positivo, el concepto de “carreteras indulgentes” debe combinarse con las condiciones de las carreteras y una campaña de educación. “Las buenas prácticas y esta metodología han mostrado buenos resultados en varios países”, dice.

Otro experto en el tema, el profesor de doctorado en ingeniería de transportes de la UFPR, Jorge Tiago Bastos, clasifica como muy importante el mantenimiento vial, arcenes y bordes pavimentados libres de cualquier obstáculo, como árboles, postes, muros y pendientes.

“Esto es más que un área de escape, es una forma en que el conductor tiene suficiente espacio para recuperar de manera segura el control del vehículo”, dice. Según él, esta solución está prevista, pero no siempre será posible y, en este caso, las zonas de evacuación y barreras de seguridad también son importantes.

Bastos dice que las condiciones de las carreteras en el estado y en el país son muy diferentes. “Hay tramos muy seguros y otros no”, observa. Bastos reconoce que “se han producido muchos avances en los últimos años, pero aún queda mucho por hacer”.

El número de accidentes en las carreteras federales de Paraná, en 2020, según la Policía Federal de Carreteras, fue de 7.100, con 7.400 heridos y 526 muertos. Son mucho más pequeños que hace diez años. En 2011, hubo 22.200 accidentes, con 12.400 heridos y 740 muertos.

Las organizaciones ya han comenzado a implementar intervenciones

Los actuales contratos de concesión del Anillo de Integración de Paraná, que comprende 2.500 kilómetros, datan de 1997 y vencen en noviembre de ese año. Cuando se firmaron, aún no se mencionaba “carreteras de perdón”, pero se realizaron inversiones durante todo el período de concesión, con el objetivo de seguridad.

“Se llevaron a cabo varias acciones que no estaban previstas en el contrato, como el monitoreo con cámaras, por ejemplo”, dice Thaís Caroline Borges, CEO de CCR RodoNorte. “El contrato nos da un rumbo, pero no podemos seguir operando como empezamos”, señala. Informa que en los tramos a cargo de Rodonorte (Curitiba a Apucarana y Ponta Grossa a Jaguariaíva), la tasa de choques se redujo en 73% y la tasa de muerte en 82% desde el inicio de la concesión hasta fines de 2020.

Ecovia dice que la reducción de choques en los tramos donde opera ha sido de 55.8% desde el inicio de la concesión. Entre 1998 y 2020, se invirtieron más de R$ 940 millones (USD$178 millones) (valores de 2020) en mejora y mantenimiento, incluidos dispositivos de seguridad y señalización horizontal y vertical. También se implementó un área de escape para camiones en el km 37 de la BR-277, que conecta Curitiba con la costa.

Arteris, que administra tres concesiones viales federales con tramos en operación en Paraná (Régis Bittencourt, Planalto Sul y Litoral Sul) informa que entre 2010 y 2020, hubo una reducción de muertes de 42.3% (Litoral Sul), 56% (Régis Bittencourt) y 66% (meseta sur).

Se instalaron equipos de protección y seguridad como barreras de concreto, atenuadores de impactos y dos áreas de escape, ambos en la BR-376, que conecta Curitiba con la costa de Santa Catarina.

 

iRAP Nota: iRAP felicita a la Autoridad de Paraná por esta política de liderazgo que salva vidas. Paraná es un estado importante en Brasil, geográficamente alrededor de la mitad del tamaño de Paraguay y con grandes inversiones en infraestructura vial. Hay más de 2.500km de concesiones que comenzaron en 1997 y terminan en noviembre de este año.

Print Friendly, PDF & Email
es_COEspañol de Colombia
Compartir este

Compartir este

¡Comparte esta publicación con tus amigos!